Izquierda Comunista - Chile

Switch to desktop

Inicio

El PC reafirma su decadencia política y moral con el fraude en las elecciones CUT

por Camila Ruz Sepúlveda

 

A casi un mes de las fraudulentas elecciones de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), sin alguna resolución democrática, ya está conformada una “mesa directiva transitoria”, encabezada por Bárbara Figueroa (Partido Comunista) y Nolberto Díaz (Democracia Cristiana), la cual funcionaría hasta inicios del 2017. El PC se ha intentado desmarcar de este proceso fraudulento, acusando como único responsable al Partido Socialista (Arturo Martínez), y apuesta por lavarse la cara con la realización de un Consejo Directivo Nacional y  luego un Consejo Directivo Ampliado con la idea de “trabajar por un Congreso Nacional” de la CUT. Desde esta palestra sabemos que tanto el PS, la DC, como el PC son los causantes y responsables del fraude en las elecciones, pero en este texto nos referiremos al rol del PC, para combatir la idea de que este aparato es el que defiende los supuestos ideales comunistas.

 

 

El Partido Comunista a nivel internacional viene en decadencia desde el surgimiento del estalinismo: las torturas, persecución y asesinatos a luchadores; los campos de concentración de trabajo forzado; la criminalización de la homosexualidad; etc, todo en nombre del -falso- “comunismo”. Toda la política estalinista, contrarrevolucionaria, de conciliación de clases y colaboración con el imperialismo, generó que varios luchadores desconfiaran totalmente del proyecto comunista, del marxismo, del leninismo. Pero los trotskistas fuimos de los sectores que junto con rechazar la política estalinista, no abandonamos el proyecto por la revolución socialista y emancipación de la clase obrera.

 

Hoy esa descomposición de los PCs se sigue profundizando, y Chile no es la excepción, ya varios vimos como el PC a través de Gajardo en el Colegio de Profesores orquestó la bajada de la movilización de forma burocrática, teniendo que enfrentarse a la rebelión de las bases, también vimos como parte de la directiva del PC lucró con la Universidad Arcis, dejando a profesores y estudiantes en la calle y a la institución en una total crisis, y entre varios otros hechos, hoy vemos el fraude en las elecciones de la CUT.

 

Las elecciones CUT fueron un proceso -como siempre- lleno de vicios y fraudes, pero ahora ni la prensa burguesa pudo esconder el escándalo de dirigentes eliminados y padrones adulterados en todo el país, con la invención de hasta 18 mil socios en el caso del sindicato que “dirige” el padre de Bárbara Figueroa. En la séptima región acusaron que los materiales de votación llegaron a último minuto. En Los Ángeles, Copiapó y Rancagua no estuvo disponible el padrón electoral.  Hechos que se confirmaron luego de un informe elaborado por el  Colegio electoral de la Central Unitaria de Trabajadores, el cual acusó directamente que “hubo una intervención política del PC.”, mediante prácticas de “manipulación de documentos, intervención en la logística del proceso y alteración del padrón”, y sentenciaban que “Bárbara votó, pero por un padrón que le otorgaba una ponderación que no le correspondía...Ella aparecía con una ponderación más alta de afiliados y no le correspondía”.

 

Esto recalca y vuelve a dejar de manifiesto la bancarrota, la descomposición política  y moral del PC. Envueltos con la política de la moral del “vale todo”, una moral que se impone en la decadencia del sistema capitalista, que justifica que vale todo con tal de ganar cargos, con tal de ganar una posición política, con tal de mantener los privilegios... vale el soborno, vale la corrupción, valen las calumnias, el fraude en elecciones, etc.

 

La putrefacción de la moral burguesa, ahora manifestándose en el “vale todo”, nada tiene que ver con el verdadero proyecto comunista, y ha sido combatida por Lenin, Trotsky y Moreno. Lenin afirmaba “¿Pero existe una moral comunista? Es evidente que . Se pretende muchas veces que nosotros no tenemos nuestra moral propia, y la burguesía nos acusa con frecuencia, a nosotros, comunistas, diciendo que negamos toda moral. Nosotros negamos toda esta moralidad tomada de concepciones al margen de la naturaleza humana, al margen de las clases. Decimos que eso es engañar, embaucar a los obreros y campesinos y nublar sus cerebros, en provecho de los terratenientes y capitalistas. Decimos que nuestra moral está enteramente subordinada a los intereses de la lucha de clases del proletariado. Claramente la moral del PC no es la moral comunista, no es la que contribuye a los intereses del proletariado, pues nada tiene que ver con la solidaridad de clase, con la disciplina, con ser los mayores luchadores y honestos con nuestra clase. Los fraudes en elecciones, el ser parte de gobiernos burgueses, apoyar reformas como la laboral que son un ataque a la clase trabajadora, las calumnias, la corrupción, etc, son elementos que solo obstaculizan y van en contra de la lucha por una sociedad socialista donde sea la clase trabajadora quien gobierne con democracia obrera.

 

Es por eso que se vuelve necesario y urgente construir una alternativa política a nivel internacional que realmente reivindique el comunismo y su moral revolucionaria, que vaya en pos de una real lucha para emancipar a la clase obrera de toda explotación y opresión. Desde Izquierda Comunista y la LIT-CI, humildemente estamos construyendo esa alternativa política e invitamos a todos los honestos luchadores, incluso los decepcionados del PC a construir este proyecto con nosotros.